Flashback

En toda ficción debemos dejar la impresión de que la historia está sucediendo ahora. 
Pero si necesitamos insertar un recuerdo, debemos saber cómo hacerlo.

El arte de escribir flashbacks es que no se noten. 



Existen dos formas de inserción de recuerdos: 

1) Flashback
2) Raconto



Si tenés esta o alguna otra duda sobre cómo manejar el lenguaje escrito, podés consultarme.
Muchas gracias.

Taller grupal: los martes en San Telmo



  TALLER LITERARIO GRUPAL
 

Los martes, 18 hs. Arrancamos el 15 de marzo, en San Telmo.
A partir del 15 de marzo.

¡ANOTATE! Vacantes limitadas.



En este taller pretendemos que el cuento o la novela hablen por sí mismos.

¿Te diste cuenta de que a veces no ves los errores estructurales en tu propio texto? Claro: vos conocés al dedillo lo que escribiste y también lo que no escribiste. Pero…, cuando edites un libro, no vas a estar frente a cada uno de tus lectores para explicarles qué quisiste decir.

¿En qué consiste este taller?

Se trabaja cada texto en lo estructural, para que la historia funcione. Y después en la minuciosa corrección de estilo.

Aplicamos recursos literarios, y vamos viendo la parte teórica con los ejemplos que van apareciendo en el proceso de corrección.



Para reservar tu vacante, escribime a:
 cortalezziclaudia@gmail.com
Claudia Cortalezzi, coordinadora. 





Cómo contar un cuento



Una historia no es solo lo que se cuenta, es muy importante cómo se cuenta.
Si su contenido es un cliché, también lo será la forma de contarlo.
Si es un drama, tenemos que adecuar el lenguaje a lo que les pasa a los personajes.
La forma siempre se basa en el contexto.

Diálogos: comillas o guiones



« »
“ ”
‘ ’ 
-

Acostumbrados a leer traducciones, llega un momento en que no sabemos cuál es la forma correcta de plasmar un díalogo. 
¿El díalogo se debe escribir igual en un idioma que en otro?
Si tenés esta o alguna otra duda, podés consultarme.

Muchas gracias. 

¡No a la decadencia!

Lo dijo Aristóteles hace dos mil trescientos años: si la narración va mal, el resultado es la decadencia.






La mala narrativa se ve obligada a sustiruir la naturaleza con trucos. En el afan de llenar páginas, muchas veces sucede que el autor primerizo —sin experiencia— olvida lo fundamental: olvida que está contando una historia. Y que se la cuenta a alguien, y que ese alguien debe interesarse en ella. 
Recordemos que el lector tiene la última palabra. Es él quien decide si sigue leyendo o cierra el libro, se calza las zapatillas y sale a correr por el parque. 
Últimamente me he enfrentado a historias endebles, con personajes histriónicos, grotescos. Personajes vacíos que apenas alcanzan a esbozar una pseudohistoria, donde suceden cosas porque sí, donde hay situaciones que no se acoplan al argumento que se está narrando, y quedan como cabos sueltos distrayendo al lector sin ningún objetivo concreto.
Tengamos en cuenta por qué vale la pena corregir un libro antes de llevarlo a la imprenta o al editor: los escritores capaces de narrar una historia de calidad tienen un amplio mercado.

Consejos


Del libro Atreverse a corregir, de Marcelo di Marco y Nomi Pendzik:

“Una de las cosas que ha demorado mi trabajo ha sido la preocupación de corregir el vicio más acentuado de la ficción latinoamericana: la frondosidad retórica. Escribir ampulosamente es bastante fácil; además, tramposo: casi siempre se hace para disimular con palabrerías las deficiencias del relato. Lo que en realidad tiene mérito, aunque por lo mismo cuesta trabajo, es contar de una manera directa, clara y concisa. Así no hay modo ni tiempo de hacer trampas.”


Gabriel García Márquez

 


“Es feo en arte todo lo que es falso, todo lo que es artificial, todo lo que aspira a ser bonito o hermoso en vez de ser expresivo, todo lo que es travieso y preciosista, todo lo que sonríe sin motivo, todo lo que se acicala sin razón, todo lo que se arquea o se cuadra sin causa, todo lo que carece de alma y de verdad, todo lo que no es más que apariencia, todo lo que miente.” 


Auguste Rodin




“Buenas son letras para dar en todo luz.”

Santa Teresa de Ávila 


*Ver el canal TC&C en YouTube